Comentarios: 0

Te invitamos a compartir tus opiniones.

Gracias por visitarnos.

Esta página fué creada pensando en los padres de familia y su necesidad de tener estrategias que le permitan ir fortalciendo día a día la tarea que se les ha encomendado de formar seres humanos para ser FELICES!

Nury, Psicóloga y Mamá de José David.

Esta página ha sido creada para la comunidad educativa de la institución San Juan Bosco como parte del programa Psicólogos en Escuelas para la Vida de la Secretaría de Educación de Medellín.

LO QUE LOS HIJOS NECESITAN DE LOS PADRES

Podríamos decir que los padres nos preguntamos con cierta frecuencia, ¿qué necesita mi hija de mi?¿Será que los sacrificios que hago por brindarle lo que quiere son suficientes? ¿Tengo la valoración y consideración de mis hijos al satisfacer sus caprichos y necesidades?

Hay padres hoy día que se están preocupando más por lo elementos materiales que "requieren" o mejor piden los hijos, que por fomentar en ellos aspectos que finalmente serán los que le ayuden a subsistir en este complejo mundo.

Y es que parece que entre más les damos, más piden. Se han convertido en personas insaciables y difíciles de complacer, al punto que se pueden mostrar desmotivados o desinteresados en las pequeñas cosas, con frecuencia suelen quejarse a pesar de todo lo que tienen y manifestar aburrimiento por que "no tienen nada que hacer".

 

Cuando damos demasiado a los hijos, éstos suelen distorsionar los valores, al punto que su valor y el de los demás está en lo que poseen, de allí la necesidad de pedir acorde a lo que tienen o no los demás, pues su afán por sobresalir radica en que el valor de sí mismo está en función de un objeto del cual toma posesión, sino lo tiene, su valor decae a tal punto que puede ser rechazado por esto.

De alguna manera los padres han caído en la trampa del consumismo dando a los hijos artículos que no corresponden muchas veces con su edad y sus necesidades de tipo evolutivo. Vemos niños y niñas de edad preescolar con teléfono celular, televisor en su habitación y hasta computadora portátil cual ejecutivo que requiere tener a la mano archivos importantes para su desempeño profesional.

En parte esta actitud también corresponde con la falsa creencia que debemos dar a los hijos lo que no tuvimos o que el tiempo que no compartimos con ellos lo debemos compensar de alguna manera, que equivocación, no se detienen realmente a analizar las posibles consecuencias de este estilo de educar y de brindar a los hijos lo que quieren y no realmente lo que necesitan.

Los vacíos en los niños, la sensación de soledad y de poca vinculación con el núcleo familiar, los estados depresivos, la baja autoestima, son solo algunas de las consecuencias a las que se pueden enfrentar estos chicos y chicas.

 

Pero, entonces, ¿qué necesitan realmente los hijos de sus padres?

  • Amor incondicional, por lo que es como persona, no un amor con culpa por el tiempo que no estamos con ellos.
  • Desarrollar el sentido de la responsabilidad. Esto se logra con exigencia, con el sentir que las cosas hay que hacerlas no por que a cambio me darán el celular de alta gama, sino por que sencillamente le corresponde, es una responsabilidad.
  • Disciplina. La vida está llena de pequeños o grandes sacrificios, esto forja el carácter, la obtención de estímulos materiales o no, son consecuencia del cumplimiento de sus deberes, no solo escolares sino también los caseros. Ser disciplinados implica también ser puntuales, comprometidos, serios, con capacidad de lucha por lo que se quiere. Ningún medallista olímpico llegó a obtener el oro en el primer intento, le implicó sacrificio y una meta clara para su vida.
  • Normas. Entender que el mundo no gira alrededor de ellos, que viven en sociedad por tanto deben comportarse acorde a las normas de convivencia que ésta tenga. 

 2015. Nury De Moya C

Psicóloga Escuelas para la VIda